jueves, 31 de julio de 2008

Llega el monzón...

Llega el monzón, y todo se para. Se descansa. Se busca refugio en las cuevas y en las oquedades de la tierra, al abrigo de su tenue calor húmedo.
Tiempo de inactividad, pero de mucho meditar, de consolidar lo que ya se atesora. Y de adquirir lo que no poseemos, en el aspecto intelectual y espiritual.
Ver la lluvia caer incesantemente, es como el mantra esencial. La vida cae del cielo, sin cortapisas, como un regalo, pero aun sin serlo. No por el hecho de merecerlo, sino por el simple devenir de la misma vida.
No se detiene, ni la vida ni la muerte, que no es sino otro estadío de esta.
No tiene nada de horrible, ni de fustrante. Es y ya está.

lunes, 21 de julio de 2008

Ideas peregrinas y de lo que viene después.

Ayer se me ocurrió una idea que no estaría mal para el guión de una película, o quizás para una novela en clave de humor.
Un hidalgo de la estirpe de Don Quijote, aterriza en nuestro tiempo y después de hacerse a su nueva situación pasa al servicio de un atribulado hombre de negocios, al que guia de manera ética y humana, para que sin dejer de ser quien es y de hacer lo que hace, acomode su actitud a un punto de vista más moral frente a la vida y a sus semejantes.
Ya me imagino de que tipo pueden ser los diálogos, y sobre qué versarán sus conversaciones.
Ya sé que la idea no es novedosa, de hecho lo más normal es que hayan cientos de novelas de ese estilo, con contenido moralizante, de gentes que vienen de otro "mundo" o "mundos" y hacen ver al protagonista, cuando no lo sean ellos mismos, lo absurdo de nuestra conducta, de nuestra sociedad y por supuesto de todo nuestro sistema de valores occidentales.
Supongo que si tuviese la valentía de escribir algo así, no pasaría de ser otro alegato por la revolución personal que a mi juicio tanta falta le hace a la humanidad. Que más que probable caería en saco roto, pues a poco entender se puede ver que esta rueda gira sola. Que todas las piedras del camino no pueden para el carro de heno, el de los muertos y tampoco el de los vivos.
Tampoco creo que sea motivo para conformarse, pero luchar es para titanes. Quizás nos vendría bien ver la belleza y la hermosura que hay a nuestro alrededor a pesar de tantas cosas. A pesar de las injusticias, de las desigualdades, de los abusos de poder, de la dejación, de la apatía, de la violencia...
Quizás sería mejor darse cuenta de que al final todo se resume en que el inexorable paso de la vida nos lleva sin remedio al éxtasis de la muerte. Y de que nuestro sufrimiento, viene de la ignorancia de este extremo, de que no somos nada por nosostros mismos, no menos pero no más que al final la Parca viene con su rasero y a todos nos equipara. Unos moriremos en el Estrecho a manos de las mafias, otros envenenados por nuestros propios paisanos, otros tantos padeciendo una vejez, quizás sabia, tal vez indigna, de medico en médico. Pero todos hemos de llegar. Es lógico negar la evidencia? Es fructífero resistirse a brazo partido? No es más logico prepararse para ello?
-Uy! pero que dices? Si aún soy muy joven solo tengo 36 años!!, Eso es desperdiciar el tiempo.
-Si, pero lo otro quizás sea desperdiciar la vida.
-Para que me voy a amargar pensando en cuando haya de morir.
-Quién ha dicho que tengas que amargarte. ¿Por qué ha de ser un mal trago?, ¿acaso sabes que es lo que viene después?. De eso te hablo, de conocer qué es la muerte y que termina con ella, pero también que es lo que comienza tras pasar su dintel.
-Mira, ahora no tengo ganas de hablar de algo tan serio, además tengo cosas que hacer. Otro dia o en otro momento, vale?
Y así cualquier día, todos los días. Ocupados en tareas que creemos vitales, que lo que hacen es "quitarnos la vida"
Montar en bici, preparar oposiciones, hacer bricolaje, parir inventos, hacer chapuzas, comprar cosas que creemos que necesitamos... la lista es interminable...